¿POR QUÉ ELEGIR COMERCIO ELECTRÓNICO?

Si aún no te decides, te damos razones para tenerlo...

El comercio electrónico o ecommerce consiste en la compra y venta de productos o de servicios a través de internet, ya sea a través de redes sociales o una página web. 

La principal ventaja al adoptar el comercio electrónico, es que podemos hacer transacciones con los clientes sin su presencia física. Por lo mismo, muchas empresas en el último tiempo han adoptado este nuevo canal de ventas, debido a las restricciones de movimientos que los diferentes países han impuesto, a raíz de la pandemia por COVID-19. 

Desde las grandes empresas hasta el comercio minorista, ha debido migrar a esta nueva modalidad, y los que aún no la tienen, sin duda está dentro de sus planes de expansión para seguir operando tanto en el presente como a futuro. 

Cuando tiene un Ecommerce que le ayuda a vender sus productos en línea, puede agregar sin mayores inconvenientes sus productos, configurar de manera eficiente sus métodos de pago y plazos de entrega, obtiene grandes ventajas al ofrecer al publico acceder a su sitio web de manera fácil y efectiva. 

¿Cuáles son las ventajas para las empresas?

  • Mejoras en la distribución: actualmente existen diferentes tipos de entrega (retiro en tienda, despacho a domicilio) y proveedores que ofrecen el servicio de entrega de sus productos. Si el software lo permite, puede enlazar el comercio electrónico con el despacho de los productos, ahorrando tiempo y dinero. En el caso de los servicios, pueden entregarse de manera inmediata, reduciendo el costo de intermediarios. 

  • Comunicaciones comerciales vía electrónica: en la actualidad, la mayoría de las comunicaciones se realizan a través de alguna vía electrónica, ya sea correo electrónico, mensaje de texto, chat en línea, etc.  lo que sin duda, facilita y flexibiliza la comunicación entre las partes. Las empresas que brindan soporte, pueden tener disponibilidad 24/7 a través de diferentes canales de comunicación. 

  • Beneficios operacionales: contar con un software que esté enlazado con las diferentes áreas de la empresa, reduce significativamente los errores, tiempos y costos  en el tratamiento de la información, siendo ésta accesible tanto de manera interna en la empresa, como también con los proveedores y clientes, permitiendo el manejo de información oportuna y en línea. 

  • Facilidad de fidelizar clientes: si se aplican protocolos y estrategias de comunicación efectivas que permitan al usuario final plantear inquietudes, sugerencias o simplemente un comentario en relación a los productos o servicios, con el tratamiento adecuado de la información se pueden crear elementos que permitan fidelizar al cliente, y también revisar nuestros procesos internos. 

  • Base de clientes mundial: uno de los beneficios del comercio electrónico es la posibilidad de crear una base de clientes de todo el mundo. Internet juega un papel fundamental al momento de que un cliente desea obtener un producto en cualquier parte del mundo. 

  • Exhibición efectiva de productos: la empresa tiene la opción de elegir la mejor categoría, fotos y características para exhibir sus productos, lo que influirá en la decisión final del comprador. 

¿Cuáles son las ventajas para el usuario?

  • Encontrar un producto a menor costo: el usuario tiene la oportunidad de navegar y encontrar el producto deseado, que más se adapte a su realidad económica.

  • Comodidad en la adquisición del producto o servicio: el comprador, desde la comodidad de su hogar, o desde donde se encuentre, puede comprar y acceder al producto o servicio deseado, sin la necesidad de desplazarse a una tienda física. 

  • Poder elegir productos en cualquier parte del mundo: el usuario, a través de internet, puede obtener un producto de cualquier lugar del mundo, permitiendo además verificar comentarios y opiniones de otros clientes, ya sea sobre el producto, servicio o proveedor, facilitando la elección de su compra final.

Compartir

 

¿Y tú? ¿Tienes un ecommerce integrado con CRM, Ventas, Inventario y Contabilidad?

Si no lo tienes... ¿qué estás esperando?